viernes, 24 de julio de 2009

GALLETAS MARÍA CON CHOCOLATE








Unas galletas María metidas en el bolsillo, que siempre acababan desechas, y una "toma" de chocolate, quizás esa sea, la imagen de alguna de las meriendas de aquellos años 60, aunque urgando en la memoria de mi vida ( casi pleistoceno, vamos a dejarlo en "antigualla decimonónica") yo he conocido al menos tres meriendas típicas en los años aquellos en que llevaba una bata a rayitas azules y blancas, lo llamaban "el guardapolvo", la primera merienda, quizás fruto de la subsistencia más precaria, era el pan con olivas: una rebanada de pan de pueblo y un puñado de olivas negras de Aragón, que las ponía mi abuela en conserva, yo no se si era economía de subsistencia, pero analizándolo desde la óptica actual, aquello era una "delicatessen", un pan maravilloso, olía a leña y unas olivas negras de un sabor maravilloso, después la segunda merienda que recuerdo era el pan con chocolate o todavía mejor aquellas galletas María que estaban en una caja metálica grande, a la que metíamos mano y nos levábamos un puñado que iba a parar a nuestro bolsillo, el chocolate era el famoso "chocolate HUESO" que se hacía en Ateca, localidad de Zaragoza, podría recitar de memoria, alguna otra marca...pero es que el chocolate Hueso, además de comértelo a dentelladas crujientes, nos permitía coleccionar un álbum: HEROES LEGENDARIOS, en cada tableta salía un cromo, el 111, casi nunca salía, era la cola del caballo de Atila... y cuando el álbum estaba lleno te daban un "balón de reglamento", vamos que eras el jefe de la pandilla, con aquel balón debajo el brazo, así que no parábamos de devorar las porciones de chocolate con galletas María.
La tercera merienda que recuerdo, ya fue menos nacional, algo importado, fue la mortadela con olivas...a quién se le ocurriría meter las olivas dentro de la mortadela, ( aquello si que fue cocina creativa, ni al mismísimo Adriá se le ha ocurrido meter las olivas en mortadela) recuerdo que abríamos el bocata y enseñábamos su interior: mira mi mortadela tiene mas olivas que la tuya...todavía no había yo probado el primer yogur...claro ¡ como íbamos a alcanzar el 1, 90! , nos quedamos en lo que nos quedamos...
Pero los tiempos han mutado, vaya si han mutado, algunos han cambiado la desvencijada BH (era una bicicleta) por el BMW, la utopía, por la gastronomía, pasamos de Lenín, pasamos de Marx, dejamos de leer la intelectual ácrata, Ajo Blanco y nos compramos Sibaritas...nos vestimos de "panasocialdemócrata"y ¡ Dios sabe donde acabaremos!...
Sólo de vez en cuando me gusta parar el tiempo, volver a los orígenes, saber quien soy, de donde vengo, a donde voy es más complicado...y yo que sólo pretendía contaros una receta de galletas con chocolate, pero me lío, me lío y tengo más peligro con las teclas que una piraña en un bidet.
.
INGREDIENTES:
15 galletas María
80 gr de azúcar
un par de cucharadas de caramelo líquido ( yo he usado el comercial)
medio litro de leche
200 ml. nata
un sobre de cuajada
PROCEDIMIENTO:
Cris, cras, cris, cras, rompes las galletas en un vaso de la batidora, le añades todos los demas ingredientes, salvo el caramelo, que lo haremos después, trituras todo y pones la mezcla al fuego, no lo dejes hervir, sin parar de remover, le añades el caramelo líquido, sigues removiendo bien, sacas del fuego y le añades el sobrecito de cuajada, distribuyes el conjunto en vasitos, yo uso estos que ves que se tapan, "mu bonicos ellos", los llevas al frigorífico y a esperar que cuajen.
Para presentar lo acompañamos de una bola de helado de chocolate belga ( una maravilla, el chocolate y la mezcla con las galletas), un retorno a la infancia, la próxima vez lo haré con chocolates HUESO a ver si me sale de una vez el 111 y me dan el balón de reglamento y se me cura aquella frustración tan profunda...

3 comentarios:

Cocinica dijo...

Estoy dando un paseo por tu blog y leo esta maravillosa merienda de colegio, de aquellos tiempos, y me extraña que pongas los sobres de cuajada en frío, hace el mismo efecto? y sabes si sirve para la nata montada?.

Perdona el bombardeo mañanero.

Besos

tomy dijo...

Cuando sacas la mezcla del fuego, está templada, y la cuajada hace su efecto.
Mejor diluida un poco en leche tibia.
Para la nata montada, supongo que hara efecto, no lo he probado, al fin y al cabo es un lacteo.
Pero si quieres darle consistencia a la nata montada, lo mejor es usar hojas de gelatina, para que quede tipo mouse,incluso puedes bloquear la nata con la gelatina y montarla después, monta perfectamente.

Cocinica dijo...

Muchas gracias por tu rapida respuesta.

Besos