viernes, 28 de enero de 2011

PEDOS DE MONJA



















INGREDIENTES:
3 huevos enteros
150 gr. de azúcar
220 gr. de harina
ralladura de limón
PROCEDIMIENTO:

Parece ser, que estos dulces, son de origen italiano (a saber), los llamaban "petto de monca", pecho de monja, "els meus amics del regne de Arago", donde se consumen bastante, lo llaman "pit de monja", pecho de monja, no se si de novicia, o de añada, el hecho es que el tiempo lo transformó y degeneró en un nombre mucho mas escatológico, "pedos de monja", la cosa, es que acontece con ellos, como con las pipas, cuando empiezas a comer, no sabes cuando parar.
Hay que reconocer, que los apéndices femeninos, donde se ubican las glándulas mamarias de las mujeres del clero siempre han sido como una expresión de delicadeza suma: "tetas de monja", "teta novicia", frase ponderativa de la bondad y delicadeza de algo exquisito e insuperable, quizás similar a ese otro dicho: "bocato di cardinale", para decir que estos señores tenían y tienen unas papilas gustativas de lo mas exigente.
Aunque yo ya estoy pensando en un plato que se llame "pelotas de fraile"...en cualquier momento me pongo a ello.

En un bol batir los huevos y el azúcar, hasta que blanqueen, rallar la superficie de un limón con un microplaine y adicionarlo a la mezcla, ir añadiendo la harina y mezclando, la cantidad de harina que te doy es aproximada, para ello vas añadiendo harina hasta que te quede una textura de masa que sea manejable con la manga pastelera, pero que al depositarla sobre la superficie de un papel sulfurizado o de un silpat se mantenga consistente.
Una vez hechos los montoncitos, es hora de ponerlos al horno, 180 grados 6-7 minutos, pero sin dejar de vigilarlos, cuando se doren un poco es tiempo de sacarlos.
Guardarlos en caja metálica libre de humedad.
-
Y para escuchar, mientras paseas la vista por las redondeadas formas de "la Laeticia", y te pierdes en el mar de su oculta geografía, con fondos marinos repletos de misterios, donde han acontecido naufragios sin cuento,... "no te desnudes todavía" de Luis Eduardo Aute




1 comentario:

La cocina de mi abuelo dijo...

para ser de monjas estan muy ricos, jajaj