martes, 19 de mayo de 2009

MARIO BENEDETTI



Se me ha muerto Benedetti que me habló de exilios y tiranos, de tiempo, de amor y de vida.
Se me ha ido y no me consuela que me diga desde allá: ¡Ya te lo había dicho!, porque este hecho aquí sigue siendo un desconsuelo...pero aún me quedan sus palabras grabadas con tinta...esas nunca morirán.



El escritor y premio Nobel de Literatura en 1998, José Saramago, lamentó esta noche la muerte del escritor uruguayo Mario Bendetti, de 88 años, y alabó su categoría literaria y humana.
"Siempre quedaba esa ingenuidad que es pensar que lo inevitable se puede posponer, pero no se puede, y cuando llega, como acaba de llegar para Mario Benedetti, es muy duro".
El escritor portugués afincado en Lanzarote comentó que "todos sabíamos que Mario estaba mal, que con la enfermedad que tenía en cada minuto estaba en riesgo. La ingenuidad no ha sido posible. No hay milagros", lamentó.
De sus vivencias con el escritor uruguayo, Saramago, que formó parte del jurado de los premios Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en 1999, recordó la alegría de Benedetti al obtener este premio. "Tuvo una alegría enorme", rememoró.
Con la muerte de Benedetti, dijo Saramago, vamos a conocer más de su vida. "Era un carácter humano extraordinario", enfatizó.
"Hemos perdido y hemos ganado" continuó Saramago, "porque están ahí sus libros, que afortunadamente nos sobreviven".
De la obra de Benedetti destacó su diversificación; poesía, cuentos, novelas..., "ha escrito todo, tenía una capacidad de trabajo extraordinaria, y con su genio, su talento y su coraje podemos decir que ha sido una obra muy hermosa".
"Hace años que no nos veíamos. En Uruguay coincidimos y recordábamos cosas, contábamos chistes..., era un carácter muy abierto, yo casi diría que Benedetti no guardaba rencor a nadie".
A juicio del escritor portugués, "Mario Benedetti siempre ha vivido en positivo", y eso, añadió, "es bueno porque en tiempos de pesimismo como son estos, su lección es que siempre hay la posibilidad de pensar que algo puede cambiar".
"Eso es lo que ha hecho a lo largo de toda su vida: trató de cambiar las cosas que estaban mal, lo que era injusto".
A veces, la vida de un autor no merece la pena conocerla pero según Saramago "en el caso de Mario Benedetti, su vida es un ejemplo".